sábado, 13 de febrero de 2016

El camino al abismo

Hoy mi padre estaba escuchando a Eduardo Aliverti y me hiso pensar. Estamos en el camino hacia el abismo una vez más, pero no me parece correcto comparar con la crisis del 2001 o la década del ’90 ya que no son las mismas condiciones y no tenemos la misma experiencia de entonces. Las consecuencias serán mayores, pero el pueblo eligió, puede que bien o puede que mal, pero eligió y yo respeto a aquellos que eligieron a conciencia, pero juzgo a aquellos que votaron por votar, Aquellos que no entienden la diferencia entre votar con la cabeza y votar por obligación. Macri y su formula ganaron las elecciones, pero no ganó con mucha diferencia, debido a que muchos lo votaron para no votar a los vulgarmente llamados “K”. Hablando políticamente, soy independiente, no apoyo ni a uno ni a otro, y admito que no estoy desacuerdo con algunas cosas de Cristina, pero estoy de acuerdo en muchas otras. En cambio estoy total desacuerdo con la propuesta derechista de Macri.
Sin embargo, El pueblo tiene la última voz sin importar que leyes existan, el pueblo destituyó a un presidente y puede volver a hacerlo, pero solo cuanto la presión sea tal que el nivel de insatisfacción ciudadana se siente en todo el territorio bonaerense y nacional. Uno de los posibles caminos es este desenlace Que originara una nueva etapa de crecimiento y recuperación.
Quiero aclarar que esto no es un análisis, sino parte de un posible análisis, porque no involucra factores, políticos nacionales ni internacionales, económicos ni sociales. Y solo se puede hacer si se tiene una red de información lo bastante grande que vigile de cerca todos los factores influyentes en un análisis. Esto es solo uno de los caminos posibles a tomar.
Me da coraje el hecho de que deshagan cosas positivas de gobiernos anteriores, eso no es crecimiento, sino estancamiento. El pueblo tiene el derecho de pedir o aprobar que se deshagan cosas que el mismo pueblo considera negativas para la nación.
Aunque la amenaza latente de una crisis o profundización de la crisis, está, no todo está perdido, aun hay esperanza. El problema es que el neoliberalismo no es propiamente capitalismo, sino negocios entre entidades privadas. Ejemplo: Macri mueve el sector privado, son estas personas las que ganan, no gana ni el pueblo, ni la nación.
Países como Estados Unidos puede verse arrastrado económicamente por la caída de los mal llamados “países emergentes”. Pero a la elite Estadounidense, la rica y poderosa Elite, le conviene que Argentina se estanque para que subsista pidiendo prestamos, de esta manera los acreedores se aseguran de tener ingreso plus de dinero para seguir subsistiendo. Tengan en cuenta que son entidades privadas las que prestan dineros y no gobiernos, auqnue estos, participan de esas entidades.

En cambio el capitalismo, es el consumo a nivel global, competencias entre empresas, pero el neoliberalismo es el negocio privado que se sirve y autodestruye al capitalismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario