lunes, 25 de abril de 2016

Una humilde reflexión

Este es el motivo por el que Macri quería ser presidente:
“Quiero ser presidente porque estoy convencido de que puedo ayudar a que todos los argentinos tengan una vida más feliz”. Aspirar a una vida feliz es una meta formulada con simpleza, pero es una ambición muy poderosa para una nación. Si cada argentino tiene una vida feliz significa que alcanzamos todo lo demás, porque son muchos los objetivos previos para llegar a ese gran logro compartido. Significa conseguir cosas reales, no simbólicas. Significa que no existan más poblaciones abandonadas como ahora que no tienen ni luz, ni gas, ni agua, ni cloacas. Si todos tienen una vida feliz significa que pueden prosperar según sus capacidades y no por el lugar donde les tocó nacer. Significa que podemos crear juntos una sociedad pacífica. Que todos vivan en sus propias casas o que puedan tenerla con esfuerzo a lo largo de sus vidas. Significa que nadie tema perder la vida o la de su familia asesinado por un delincuente. Significa ser libres, porque las personas libres son dueñas de sus vidas en todo sentido y no hay felicidad posible, ni aun teniéndolo todo, si no se tiene libertad. Esa es mi gran meta, quiero ser presidente para alcanzar ese logro que parece tan pequeño pero en el que cabe el desarrollo completo de un país entero: quiero trabajar para que cada argentino pueda procurarse una vida feliz.
Analicemos la primera frase:
“Quiero ser presidente porque estoy convencido de que puedo ayudar a que todos los argentinos tengan una vida más feliz.
Desacelerando la economía y la industria, más los desempleos ¿Cómo es posible que los ciudadanos tengan una vida más feliz.
Luego dice:
Aspirar a una vida feliz es una meta formulada con simpleza, pero es una ambición muy poderosa para una nación.
Esta ambición es muy grande para lograrla en cuatro años de robo, digo, de gobierno.
Otra frase contradictoria:
Significa que podemos crear juntos una sociedad pacífica.
Tu gobierno no da el ejemplo, se la pasa diciendo que muchos problemas, no todos, fueron causados por el gobierno de Cristina. Una cosa es la crítica constructiva, y otra cosa, es culparlos abierta y directamente.
Una sociedad pacifica, significa una sociedad unida, y esto requiere de la efectividad de numerosos factores.

Que todos vivan en sus propias casas o que puedan tenerla con esfuerzo a lo largo de sus vidas.
Estoy de acuerdo. Pero, si te referís al hecho de trabajar durante 40 años, para pagar deudas, en lugar de enseñar educación financiera, no propones nada nuevo. Además esas obras requieran de inversión en obras públicas e infraestructura.
Y Mauricio, vos no te esforzaste mucho, porque robo tu padre al Estado Argentino, por favor.
Significa ser libres, porque las personas libres son dueñas de sus vidas en todo sentido y no hay felicidad posible, ni aun teniéndolo todo, si no se tiene libertad.
También estoy de acuerdo, pero hay que ser realistas, todos estamos sujetos a responsabilidades como ciudadanos de una nación, como base de un sistema. Y como todo, la libertad en exceso, genera complicaciones. Tiene que haber un equilibrio entre libertad y regulación.
Por último:
Esa es mi gran meta, quiero ser presidente para alcanzar ese logro que parece tan pequeño pero en el que cabe el desarrollo completo de un país entero: quiero trabajar para que cada argentino pueda procurarse una vida feliz.
En cuatro años o en lo que dure tu gobierno, lo sabremos. Pero, durante tu campaña, y aun como presidente, planteas cosas pero no decís cómo llevarlas a cabo.
Macri ganó por dos motivos principales:
Generalmente los jóvenes y algunos adultos no saben usar la política. La consideran algo menor, no llevan un “análisis” de las cosas y esto se refleja principalmente porque hay personas que no saben que cargos se  vota, cuando tiene que votar.
Por el otro lado, los mal llamados “anti K”, prefieren cualquier cosa antes de un gobierno Kirchnerista. No solo me importa lo que robaron estos, que no me consta, sino también el desarrollo logrado. En cambio, un gobierno neoliberal como el de Macri, no va a terminar bien y ojalá me equivoque.
Ahora, hay que se conscientes de que a política divide y sumado al echo del papel de los medios, el dinero y los intereses, se hace uso de esa división para conseguir lo que el gobierno de turno decide.
Y generalmente, no solo en Argentina, sino en el mundo, los ciudadanos, que están por encima del gobierno, creen que todo deben solucionarlos los políticos. Error el pueblo tiene derecho a destituir, cambiar, reemplazar al gobierno, según le parezca.
Para ello hay que estar unidos, y sepan que la política de las repúblicas, es la evolución de lo que en épocas de monarquías, era el deseo del monarca. Por eso seguimos arrastrando muchos de los problemas del pasado. Y no se debe a los políticos, sino a nosotros.
En Argentina como en Venezuela, durante el gobierno de Cristina, hubo guerra de propaganda abierta, y aun la hay. Se usa para beneficios de unos y de otros, pero ninguno para el pueblo, solo para grupos económicos. Lo bueno, es que nosotros podemos usar lo que ellos usan para nuestro beneficio.
Saben cuál fue el motivo del renacimiento e iluminismo: el cambio, muchas monarquías formaron Estados modernos o monarquías constitucionales. Pero el naciente capitalismo eclipso esos valores republicanos porque la teoría dice que todos somos iguales ante la ley y las leyes, las ideas no se pueden compras ¿Cuándo despertaran? Dentro del capitalismo todo es mercancía, las personas, los animales, los objetos, las ideas, las leyes.
Si no se cambia el sistema, poco y nada cambiará.

Si estás de acuerdo por favor ayúdame a compartir el blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario