sábado, 22 de octubre de 2016

Opinar con objetividad

Invito a reflexionar sobre la costumbre de meter todo en la misma bolsa. Me refiero a eso de analizar, opinar y criticar sobre un asunto o persona y según el criterio que tomemos decir que todas las personas de esas características son iguales, hace lo mismo. Por ejemplo, en las villas viven personas más honestas que los funcionarios públicos. Gente que se levanta temprano para afrontar ocho, diez o más horas de trabajo y no son delincuentes.

Lo mismo pasa con las acciones de un gobierno de un país, sobre todo en asuntos de geopolítica, cuantas veces escuchamos decir que los yanquis son una mierda y cosas peores, cuantas veces escuchamos decir que los ingleses son una mierda. Todas esas apreciaciones tiene un patrón, juzgamos a esos países por acciones políticas, pero no nos damos cuenta que, así como el gobierno actual de argentina no me representa, los gobiernos de esos países no representan a todo el pueblo. Tal vez representen a una mayoría, pero hay que ver cuál es la diferencia con que esos gobiernos ganaron las elecciones, para saber exactamente el peso de lo que es la mayoría.

En argentina dicen los ingleses son una porquería porque mantienen colonias en nuestro territorio. No negaré que están en nuestro territorio pero antes de opinar, hay que analizar la situación. Las Malvinas fueron francesas, luego españolas y con la independencia, argentinas, pero no se les dio ningún uso importante, al punto que Rosas se las quiso dar a Gran Bretaña para cancelar la deuda, algo así. La guerra de Malvinas se pudo haber evitado, pero que pasa? El gobierno militar necesitaba recuperar el control que estaba perdiendo, entonces intentan unir al pueblo contra un enemigo común, pero los antipatriotas no estaban dispuestos a luchar, entonces Argentina, hiso lo que pudo con lo que tenía, descubriendo así nuevos héroes, nuevas hazañas. De haberse hecho las cosas bien, se hubiese evitado la guerra, pero eran dos gobiernos conservadores, ninguno estaba dispuesto a ceder, porque Thatcher quería una victoria política y la Junta quería una victoria política también. El hundimiento del ARA Manuel Belgrano fue asesinato, o masacre, pero, poniéndome en el lugar de los ingleses, esa elemento representaba una amenaza, los ingleses vieron la oportunidad de hundirlo y así lo hicieron.

De hecho, si Argentina hubiese hundido uno, al menos uno de los dos o tres portaaviones, los ingleses hubieses perdido gran parte de su fuerza operativa, pero no digo que Argentina hubiese ganado la guerra, recordemos que Inglaterra podía bombardear Buenos Aires y la guerra pudo haberse extendido. Pero debemos ser sinceros, ¿Creen que el pueblo ingles, madres, esposas querían que los hijos, esposos, hermanos mueran a 12.000 km de distancia, contra una nación que se podía esperar cualquier cosa? Los únicos responsables fueron el gobierno inglés, el gobierno de terror de Argentina, y la política intervencionista de Estados Unidos.

Curioso ¿No? Estados Unidos prepara una dictadura en Argentina, como en otros países y cuando a los dictadores se les va la mano, retiran su apoyo y terminan apoyando a los enemigos de, no solo la Junta, sino de toda Argentina.

¿Y los chilenos? Aun veo y escucho comentarios que insultan a los chilenos  por su actitud contra Argentina durante la Guerra, pero Chile y Argentina eran víctimas de la política de terror y ambos pueblos vivian en la ignorancia, entonces era fácil manipularlos y llegar a dividirlos para gobernarlos más fácil. Entonces, para hacer un comentario de ese tipo tenés que estar muy traumado para hacer referencia a una situación y no tener en cuenta en todo su contexto.

No le guardo rencor a los pueblos de Chile, de Inglaterra, de Estados Unidos, pero en el ojos están sus gobiernos, y ahora no me refiero a los actuales gobiernos, sino a los gobiernos de periodo de la guerra de Malvinas.

Cuantas veces insulté a los ingleses cometiendo el error de meterlos a todos en la misma bolsa, el pueblo ingles tiene su cultura y su forma de ser que puede gustarnos o no, pero no todos tienen pensamientos trogloditas. No hay porque agredirlos, hay que juzgar con racionalidad y objetividad.

Lo mismo Estados Unidos, cuantas madres, esposas e hijos perdieron a seres queridos. Cuantos grupos o sectores de la población se oponen a la guerra y a las estupideces de su gobierno. Estados Unidos perdió hace mucho tiempo la esencia de los padres fundadores, en mi opinión no gobierna el pueblo, gobierna una elite y es a esta elite a quien debemos repudiar, atacar, criticar y cuidarnos de sus tentáculos.

Hace tiempo, en el programa de Andy Kusnetzoff, escuche a un joven argentino, hablando con el soldados ingles que mató a su padre en combate, entonces ahí te das cuenta que después de que pasan años dos “rivales” pueden sentarse y hablar del pasado. Paso con veteranos de la guerra de Vietnam, paso con veteranos de la segunda Guerra de encontrarse y hablar del conflicto que los llevó a estar en dos bandos enfrentados y que tenían que matarse porque un grupo de políticos eran lo suficientemente estúpidos para dejar de lado el orgullo y las diferencias y no elegir la paz. Aunque si una nación se convierte en una amenaza, la otra nación debe y tiene el derecho de defenderse.

Pero la guerra es la continuación de la política por otros medios, declarar la guerra te da la posibilidad de imponer tu cultura, o tus ideales por la fuerza, en lugar de llegar a un acuerdo mediante el dialogo, si perdés la guerra, recurrís al dialogo obligatoriamente, viéndolo de esta forma, la guerra es una forma de libertad, tenés la libertad de elegir si ganar o imponerte por la fuerza, o perder y recurrir igualmente al dialogo con humillación.

Aunque veamos un grupo de personas que hacen cosas que no nos gusten, no significa que todas las personas de un país, o de un gobierno o según la forma que vistan o hablen, comentan esas cosas que no nos gusten.

Es natural juzgar por las apariencias, al ser humano le toma menos de diez segundo crear un prejuicio sobre otra persona. Pero es de sabios no dejarse llevar por esas apariencias o prejuicios y tomarse el tiempo de conocer la verdadera esencia y muy pocos están dispuestos a hacerlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario