sábado, 17 de diciembre de 2016

Crisis de 2001. Historia y enseñanza.

El ser humano está condenado a repetir los mismos errores, pero el individuo no, este puede ser lo suficientemente inteligente para aprender de la historia y ganar el futuro y como parte de la historia, voy a aludir a la crisis argentina de 2001.
Básicamente, muy resumido, la crisis de 2001, se debió a que el gobierno de la Alianza continuó con las políticas del gobierno anterior y se quedó sin dinero, la gente cansada de los recortes y la ineficiencia del Estado salió a protestar y de esa lucha cayó un gobierno, sin embargo, la gente volvió a elegir en 2003 a un representante del mismo sistema que lleva la crisis. No me refiero a Néstor Kirchner como un representante del gobierno corrupto de mene o de De La Rua, sino al sistema, claro la gente empezó a tener aumentos salariales y otros beneficios, pero creyendo haber sobrevivido y haber derrotado a una crisis poniendo en funcionamiento los mecanismos del sistema, se nubló la vista se dejó estar y hoy gobierna el neoliberalismo.
Aquí hay un claro ejemplo de que los humanos están condenados a repetir los errores, el pueblo se desangró y en lugar de cambiar todo el sistema solo cambiaron de representantes entonces ¿qué nos asegura que no volverá a pasar algo igual o peor?
La crisis tiene sus orígenes en el plan antipatriótico de los vendidos al imperio para desindustrializar el país y reducir la capacidad económica, finalmente el Proceso cayó producto de su propia estupidez, lo demás es historia. El gobierno de Alfonsín tuvo que lidiar con la herencia del Proceso y mucho descontento, Así como el gobierno de Chávez, en Venezuela tuvo y tiene que lidiar con la herencia del gobierno corrupto de Rafael Caldera. Durante el periodo de Menen se llevó a cabo la continuación del trabajo del Proceso bajo la consigna de “regalar el país a las políticas del Banco Mundial y del FMI y de los extranjeros. Ellos ganaban, nosotros perdíamos, el único beneficiado era el gobierno. Todo eso el pueblo lo detuvo.
(Tengan en cuenta que el gobierno de De La Rua, entregó el ministerio de economía a Cavallo, fue el responsable de las causas de la crisis con la política del 1 a 1, quien agravó el problema, y muchos ciudadanos lo apoyaron)
La enseñanza que me dejó ese periodo es que no se puede confiar en el pueblo y la única solución para el sistema democrático actual es una organización estructurada y jerarquizada que defienda los intereses populares, una organización contra neoliberalismo que actúe desde las sombras para servir a la luz, simplemente porque nadie pueda atacar lo que no ve y menos lo que no existe, evitando ser objetivo de la prensa amarilla, del culto a la ignorancia y de las peleas o luchas políticas. La idea es Analizar situación - establecer problema - ejecutar solución.
Lo mejor que le puede pasar al gobierno argentino es  que destruyan todos los logros del pueblo argentino, que suman al país en la miseria mas pura y grande que jamás haya conocido la Argentina, porque las crisis traen oportunidad ¿Acaso tendríamos algo como Arsat y otros logros, sino fuese por la necesidad que origino la crisis? En algunos periodos breves de nuestra historia se ve como del caos instaurado por gobiernos estadounidenses, surgen avances y logros, justamente por la intervención de Estados Unidos. Ellos crear a sus propios “enemigos” al intentar destruirlos.
El gobierno de Mauricio Macri, que no esta exento de irregularidades y corrupción, puede quedarse sin dinero en cualquier momento, pero quienes no van a quedarse sin dinero son los funcionarios. El populismo debe dejar que el gobierno avance con sus medidas y valerse de sus errores para preparar la elección de un gobierno popular en 4 años. Porque el resultado de la crisis de 2001 es resultado de, al menos, 17 años de corrupción y desindustrialización.
También la historia y no solo la historia argentina me enseñó que siempre habrá que luchar, el neoliberalismo luchara para enriquecer a los ricos y empobrecer a los trabajadores, el populismo deberá hacer lo mismo, no solo luchar por defender el presente, sino luchar para defender los intereses del futuro. No deben pensar en un gobierno actual, sino también en el gobierno siguiente y esto es algo que, para mí, no se hiso.
Esto no lo digo por mí, lo digo por los demás, porque me pongo en el lugar del otro, sea un gobierno liberal o popular se cómo manejarme, no me afectará, pero como patriota si lamento el revés de nuestro país. Y no mencionemos que el presidente Macri viene de una familia cuya fortuna la hiso robándole al pueblo, y Mauricio también tiene sus propias irregularidades. En lo personal no entiendo al macrismo porque si el kirchnerismo roba, los Macri también lo hicieron, votan a un “ladrón” para evitar a otro “ladrón” no me parece que tenga sentido.
Mi consuelo, pero no así mi felicidad, es que el populismo está allí, las ideas no mueren y los guerreros también están allí y si estos guerreros individuales, desapareciesen, queda la última línea de defensa, la elite, el peso de la fuerza mayor que, unida, no se puede detener más que con la muerte, me refiero al pueblo que, descontento por el abuso neoliberal, finalmente marcha unido para hacer valer sus derechos. Este escenario se encuentra al final del camino neoliberal por más que dure mil años (exagero, el neoliberalismo destruye en menos tiempo)

Te deseo un buen fin de semana. Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario