sábado, 17 de junio de 2017

“Trabajar para ganar dinero es una MENTIRA”


Seamos sinceros, si trabajásemos para ganar dinero, pues una persona que trabaja desde los 20 años y hoy tiene  50 ya debiera ser rica. Lo cual significa mejor recaudación, menos deudas, más consumo y más libertad.

No se puede hablar de evolución cuando las cosas empeoran, sobre todo, cuando el sistema cambia pero la gente sigue haciendo las cosas como se hacían en otra época con otro sistema.

Concretamente hablo de la base del sistema, quienes la forman son los ciudadanos que, reciben una educación, luego elijen estudiar algo o no se reciben y comienzan a trabajar. Nuestros padres y abuelos nos inculcaron el trabajo, pero las épocas cambiaron y no es lo mismo trabajar en la era informática que en la era industrial ya que las generaciones de hoy no cuentan con las cosas que contaban nuestros abuelos.

Pero esa educación es mínima e indispensable, no hay nada que proteja al individuo de las distracciones basura, esas cosas que no suman ningún conocimiento ni desarrollo a las habilidades del individuo.

Esa base es formada mediante la estructura de la era industrial: preparar al individuo para ser empleado. Eso significa vender su fuerza de trabajo y su tiempo para enriquecer a otros. Eso también incluye sacrificar horarios, tener mala alimentación, priorizar el empleo, endeudarse y gastar el dinero que uno gana de la única fuente de ingresos que tiene.

La educación debe ser completa, debe influir en los individuos para que este desarrolle todas las habilidades que el individuo moderno debe desarrollar.

Y sería un favor darle al trabajador la educación financiera para que aprenda a utilizar el dinero, para que no dependa de las políticas del gobierno, para que la brecha entre riqueza y pobreza se achique, para que conozca lo riesgoso de endeudarse cuando los únicos ingresos que tiene depende del sueldo.

Un empleado o auto empleado, puede trabajar de lo que le guste o de lo que necesita, pero también puede invertir el dinero que gane, para tener un seguro de ingreso, por si pierde el empleo.

El problema es que el empleado no se anima a invertir porque no sabe cómo, no recibió esa información y si lo hace, las cosas le pueden ir mal y terminar creyendo que las inversiones no sirven, cuando lo que no sirve, es invertir sin los conocimientos.

Invertir no es riesgoso, lo riesgoso es depender de un empleo como única fuente de ingreso, trabajar durante 40 años, para jubilarse y sufrir una reducción del 40% en los ingresos, y en muchos casos, seguir trabajando, además de tener que dedicar tiempo y dinero a los problemas de salud, causados por la falta de información para tener una buena alimentación y evitar excesos, sumado a las deudas.
Seamos sinceros si trabajásemos para ganar dinero, pues una persona que trabaja desde los 20 años y hoy tiene  50 ya debiera ser rica. Lo cual eso significa mejor recaudación, menos deudas, más consumo.


Ya lo dijo Lenin: "Para renovar nuestro aparato estatal es preciso que nos propongamos a toda costa, primero, estudiar; segundo, estudiar y tercero, estudiar, y después, comprobar que este conocimiento no quede reducido a letra muerta o a una frase de moda sino que se convierta realmente en parte de nuestro propio ser". —Lenin.

Este esquema muestra la estructura del sistema, y las inversiones en esos cuatro puntos vuelven a los trabajadores y ciudadanos de un país. También influye las políticas de un Estado regulador que controle y asegure el bienestar de todos esos factores, pero si se adquiere deuda externa, aumentan los servicios, se reducen los puestos de trabajo, habrá mejor recaudación, más difícil será mantener esos cuatro puntos, la calidad de los servicios empeora, aumenta la inseguridad, el consumo de droga, la violencia. Entonces se produce un estado de incomodidad que la gente proyecta en los demás, lo que hace que la gente se una en contra de las políticas destructivas de un gobierno y exija un cambio.
Las crisis y las revoluciones no se producen en sociedades sanas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario